Romance al estilo highlander – “Una prueba de amor”, de Megan Maxwell

¡Hola lector@s! Hoy os traigo una reseña en la que voy a fangirlear un poquito de Megan Maxwell, una escritora de novela romántica que me gusta mucho (¡y eso que yo no soy muy fan de lo romántico!).

Megan Maxwell es una escritora medio española medio estadounidense (¡qué suerte!). Empezó a publicar novelas románticas en 2010, ganando premios y publicando hasta el día de hoy.

Si tengo que leer algún libro romántico, a la primera escritora que voy a buscar es a Megan Maxwell. Tiene varias sagas de libros, pero hay una en concreto que se basa en los tiempos de los highlanders (cosa que me pirra mucho). El segundo motivo por el que busco a esta escritora, es por su genial idea de hacer de sus protagonistas mujeres fuertes, valientes y que se valen por sí solas.

Desde la primera página, ya sabes que no dependen de los hombres, y eso, para mi lado más feminista, es algo que tengo mucho en cuenta, ya que cuesta encontrar libros románticos en que la chica no sea un poco tontita y el hombre sea el que tome absolutamente todas las decisiones.

Bien, tengo que decir que el libro que estoy reseñando es el quinto de esta serie de libros llamada Las Guerreras Maxwell, pero como son libros que, aunque tengan personajes en común, se pueden leer sin seguir el orden, he pensado que no importaba que reseñara el quinto.

Lo que me gusta de este libro (y de toda la serie) es que las protagonistas son chicas fuertes, valientes, que han pasado por mucho y en vez de derrumbarse, siguen luchando con todas sus fuerzas.

Cabe decir que hay algunos momentos repetitivos. Son libros que a veces se alargan más de lo necesario, porque todos sabemos cómo va a acabar y qué va a salir de esa discusión o encontronazo fortuito, pero aún así, los disfrutas. Es un tipo de lectura que se hace muy ameno, ideal para el verano (si eres como yo, que en invierno te dedicas a leer libros profundos, de miedo o tristes).

Lo que más me ha gustado de esta última entrega, es nuestra protagonista y su amiga Brenda (o Adnerb). Da gusto ver cómo son cada una de un extremo opuesto (una muy salvaje y la otra muy delicada) y poco a poco van aprendiendo la una de la otra. Adnerb empieza a confiar más en sí misma y Demelza vuelve a disfrutar poco a poco de su feminidad (escondida tras el traumático matrimonio con Viggo). Eso hace que los dos hombres con quién se encuentran, se enamoren profundamente de ellas.

Siento la necesidad de puntualizar una cosa sobre los dos pretendientes del libro: son, igual que en el resto de novelas de esta saga, super hombres. Son los hombres más duros, fuertes, guapos, inteligentes que se pueden encontrar. Pero después también son tiernos, dulces y amables. Se preocupan por los demás, y sobretodo, darían sus vidas por las chicas. Son, en definitiva, una utopía. Aún sabiendo eso, es un prototipo de hombre que a las mujeres nos gusta mucho, y la escritora, con este perfil de hombre, tiene a muchas lectoras ganadas.

A todas nos gusta que nos traten con dulzura pero que luego puedan blandir la espada por nosotras, ¿verdad?

Pues eso. Que la escritora, ahí, tiene público asegurado.

Bueno chic@s, ha sido una reseña un poco rara quizás, pero en resumen, son libros que son fáciles de leer, aunque tengan de media unas 400 páginas se leen bastante rápido y desde luego, son ideales para leer en verano, ya que se hacen muy amenos ¡y todos estamos con la cabeza un poco de vacaciones!

Si queréis conocer más sobre la escritora o sus libros, aquí os dejo el enlace a su web oficial y el enlace de la editorial que publica sus libros.

Nos vemos en el siguiente post!
Mireia

You may also like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *